Empatía

Se puede mirar y no entender, decir y no sentir, hablar y no influir, creer y no profesar. “Es cuestión de tiempo” dicen algunos, con intención de justificar egoísmo, desinterés y falta de comprensión por una realidad ajena. Y muchas veces me lo creí. Creí que era cuestión de tiempo que explote la burbuja en la que viven y se topen con el exterior, de una manera brusca y cruel pero que en fin sentirían sensibilidad. Creí que era cuestión de tiempo y que todos teníamos nuestro tiempo, uno distinto al otro. Que cuando suceda nos haría crecer y cambiar la manera de ver nuestra interioridad, nuestra realidad individual y personal, pero también nuestra individualidad en relación al contexto en el que crecimos. Poder analizar nuestros vínculos y relaciones de jerarquía, tomar conciencia de la posición en la que nos encontramos.

Pero no. Descubrí que a pesar de que muchas personas hayan explotado, hay muchas otras que no, o mejor dicho, no cambiaron, no los interpela, no los afecta, o simplemente no les interesa. Algunas personas crecen, maduran y explotan pero no conectan. Nada los alude si no es de su interés. Su percepción está tan moldeada y acostumbrada a sus propias realidades que no logran ver una realidad ajena y distinta.

Entonces el inconforme, el que juzga, el que cuestiona,  logra tan solo encerrarse en su mundo y alejarse cada vez más del mundo del otro. Mientras el que presta su silencio para escuchar, una mano para ayudar, su fuerza de voluntad para cambiar se acerca cada vez más a crear lazos sociales afectivos que construyen empatía.

Empatía es mucho más que ponerse en el lugar del otro. Se trata de intentar comprender su realidad, que aún así no se logre pero en fin siempre aceptarla y no rebajarla. No minimizar las luchas del otro. Las circunstancias por las que pasamos nunca van a ser iguales o similares. Por muchas razones se hace realmente imposible poder sentirse en los zapatos del otro y es que nadie carga con la misma mochila, las mismas experiencias, las mismas condiciones, los mismos conocimientos y las mismas herramientas. No se puede tomar dimensión de las percepciones individuales.

Las realidades nos enfrentan, nos atraviesan y es cuestión de empatía poder ver el esfuerzo de cada uno luchando contra sus realidades. Y es entonces donde se puede elegir entre encerrarse en su individualidad, mirar para otro lado y sólo juzgar bajo los preceptos que crea conveniente según su mundo, o por el contrario escuchar, aceptar y brindar amabilidad y solidaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: